Nos gusta Rancio!

Rancia Búsqueda

User login

Rancio Baúl | conciente

  • Todo está simpre un poco rancio
 

Search form

>Info del post
Número de pics [20]
Categoría: 
Joshua Ramírez

Olivier de Sagazan: Autorretratos desde el Inframundo.

 “Estoy interesado en descubrir hasta qué grado las personas consideran normal, o incluso trillado, el estar vivo.” – Olivier de Sagazan.

Un hombre de mediana edad entra en la habitación: Anteojos sin marco, el cabello alborotado de un compositor musical docto, de un astrofísico; reluce un saco negro que casi acaba por conferirle un aura de rectitud incomoda, desentonada. Nos mira. Una vez descamisado su piel torna en pardo, deslucido, matiz grisáceo, encalvece, sus rasgos se difuminan, su fisonomía se altera, erupcionando tumorosa. Tras algunos manotazos autopropinados, es un mimo parco, un Ponichinela tétrico en su parquedad, en su rictus sumido en una mueca deforme. Dos manotazos más. Ante nuestra mirada se vuelve una anciana,  después, una suerte de saurisqueo que, a corte de bisturí, despelleja su hocico para respirar, un estertor. Balbuceando, temblando estrepitosamente, bajo un pavor que bien podríamos catalogar o al menos confundir por atávico, se sacude, paróxico, místico y primigenio, hasta que su quijada cae de cuajo. Se acuchilla la carne; lo que brota es negro, escurre. Tajando, arrancando con las uñas desnudas, se queda sin cara. Otra cara reemplaza los guiñapos de la anterior. Es un troll, un homúnculo, un famélico ente mitad cerdo, el hombre elefante, Edward Scissorhands en ayahuasca, el zombi perpetuamente agónico de Mara Antonieta. Es un magma efervescente, un lodazal perpetuamente permutante, un lienzo viviente.

El hombre en cuestión es Olivier de Sagazan y lo anterior es una más que libre y alegórica narrativización de uno de sus muy polémicos performances, con los cuales se ha granjeado un vertiginoso aunque competente puesto en el muchas veces ambiguo y charlatán panorama plástico contemporáneo.

Cautivante. Atmosférico. Retador. Macabro. Terrorífico. Son sólo unos cuantos de los calificativos con los que se ha tratado de adscribir a de Sagazan, quien –nacido en 1959 en Brazzaville, capital de lo que en su momento constituyó el llamado Congo belga,  y actual residente de Saint-Nazaire, comuna francesa dentro de la región Países del Loira, donde tiene su atelier– ha sabido tanto alternar como fusionar sus disciplinas escultóricas, pictóricas, fotográficas y escénicas junto a sus mencionados performances. Lo cierto es que el de Sagazan es un submundo que aprehende una visión y expresión propia; desfigurante, hibridante, característica, donde el tratamiento de la transfiguración por antonomasia, del caos sempiterno de lo biológico se erigen obsesivos, simbióticamente místicos, temáticamente iconoclastas; inscritos ya en esa meta-corriente grotesca, épater y apocalíptica con la que acaba por guardar más de una semejanza con Artaud, Bacon, Michaux o Beckett. Echando mano a materiales como arcilla, esmaltes, pigmentos, estopa, alambre, cal, agua y principalmente su cuerpo como objeto y superficie para la exhibición y la experimentación –bajo una estela que nos recuerda a la Wiener Aktionismus (Accionismo vienes, corriente antiartística popular en los 60 y 70) y a sus harto más radicales y masoquistas exponentes: Günter Brus, Otto Muehl, Rudolf Schwarzkogler, etc.–, de Sagazan intenta transmitirnos su desconcierto ante la visceralidad y el sufrimiento de lo orgánico, la vorágine que supremamente encarna algo que ordinariamente damos por sentado: la vida.

Rancios conectados

There are currently 0 users online.

Sitio desarrollado por:

 

Rancia Información

  • Rancio Baúl es un intento colectivo por mostrar el lado corrosivo y rancio del mundo en el que nos toca habitar, es un llamado a la conciencia y a la razón colectiva una demostración sólida e inefable de la rancia existencia de quienes viven en el lado B del disco.
  • No encontrarás la solución al holocausto ni la entrada a la vida eterna, sólo un baúl Rancio renovado, lleno de bichos exuberantes y formas de vida interesantes.